?> turismo en Buenos Aires, precio de hoteles, precio de comidas, precios de transporte, taxi, tendencias en Capital Federal - Buenos-Aires.org
Castellano Ingles Portugues
Inicio  Inicio
Contacto News
Publicidad

hoteles de 5 estrellas en Buenos Aires
hoteles de 4 estrellas superior en Buenos Aires
hoteles de 4 estrellas en la ciudad de Buenos Aires
hoteles de 3 estrellas en Buenos Aires Capital Federal
hoteles de 2 estrellas en Buenos Aires ciudad
hoteles de 1 estrella en Buenos Aires, Argentina
hoteles boutique en la ciudad de Buenos Aires, Capital Federal
bed and breakfast en la ciudad de Buenos Aires
apart hotel 4 estrellas en ciudad de Buenos Aires
apart hotel 3 estrellas en ciudad de Buenos Aires
apart hotel en la ciudad de Buenos Aires
hostales en ciudad Buenos Aires
albergues y hostels en la ciudad de Buenos Aires
departamentos para alquilar en la ciudad de Buenos Aires
restaurantes de Buenos Aires - guia
parrillas y asadores criollos
pizzerias en Buenos Aires - donde comer Pizza
cena y tango show
guia de Bares  y  Pubs de Buenos Aires
cines de la ciudad de Buenos Aires
Teatros de la ciudad de Buenos Aires
paseos y actividades gratis en Buenos Aires
Actividades y paseos para chicos en Buenos Aires
excursiones y tours por la ciudad de Buenos Aires
museos de la ciudad de Buenos Aires
San Telmo
La Boca -barrio de Buenos Aires
salidas de fin de semana cerca de Buenos Aires
inmobiliairas de la ciudad de Buenos Aires
alquiler de autos
agencias de viajes y turismo en Buenos Aires
fotos de Buenos Aires
mapas de la ciudad de Buenos Aires

News




Los extranjeros prefieren las casas de familia. Tendencia turística en la Capital |
Cuando su ex lo abandonó y se fue de la casa que alquilaban juntos, Luciano descubrió que había otras alternativas. Tal vez menos románticas, pero, sin duda, más prácticas. "Un amigo me sugirió que alquilara la habitación que tenía libre a turistas... ¡Pagan en dólares!", cuenta Luciano Menardo, 27 años, cordobés de Villa María, que hace cuatro años vive en Buenos Aires. Y así, de a poco, tuvo que adaptarse a convivir con las curiosidades de una extranjera, en una situación con la que jamás había soñado.






  María Quintana llama "hijas"a las diez huéspedes que pasaron por su casa de Barrio Norte. Marcelo les ofrece un plus: los turistas se suman a su vida social como si fueran sus amigos de siempre. Ada Moreno, en San Telmo, apela a un puñado de reglas inquebrantables. Cada uno impone sus pautas de convivencia. Pero todos los anfitriones aman esta vida de puertas abiertas y acentos de todo el mundo como música de fondo. La Subsecretaría de Turismo de la ciudad no tiene cifras certeras, pero sus autoridades reconocen que este fenómeno se multiplicó con la crisis (ver recuadro). Cada vez son más los que deciden compartir sus gastos con quienes no tienen muchos aprietos económicos y están dispuestos a pagar en tiempo y en forma.



Primero recibió a Ruth, una alemana que recorría el mundo en bicicleta, que se quedó en su casa un mes. Después desembarcó Emily, una traductora norteamericana de 26 años, que alteró el ritmo de su casa. "Ella colonizó el living -cuenta-. Trajo plantas, cambió el aire de la casa. Me puso en vereda... En ese sentido cumple las funciones de una novia, pero entre nosotros no pasa nada."

Emily y Luciano comparten el living y el baño del departamento que él alquila en la zona de Once. Cada uno tiene su dormitorio. "Como recorrió el mundo cocina muy rico. Eso es una ventaja", agrega. Lo de Luciano está lejos de la improvisación: puso carteles en embajadas y en agencias de viaje y abrió la puerta de su casa vía Internet.

La devaluación le mostró una realidad que desconocía: la de compartir su departamento de tres ambientes con una completa desconocida. Reglas claras conservan la buena convivencia. La casa tiene su propia política. Uno: todo el que llega lo hace derivado de algún conocido. Nada de anuncios ni de carteles. Dos: nadie come de la heladera lo que no es suyo. Tres: paciencia, mucha tolerancia.

Julio acondicionó su PH en Carlos Calvo al 400, en San Telmo, de manera brillante. Cada habitación es una casa en sí misma. Cada rincón tiene el sello de quien lo habita. Y aunque sus huéspedes están de viaje, una recorrida basta para conocerlos.

Rafael no está en su habitación. Físicamente hablando, claro. Porque todo en su cuarto remite a él: Rafael es francés y adora la música india. Su cuarto es la India misma. Tapices, fotos, sahumerios, no falta nada. Ada Moreno está al frente de la casa porque Julio está de viaje. A unas cuadras, ella tiene su propia vivienda, llena de habitaciones que esperan: "Esto es una profesión. Tenés que saber dar lo que necesitan, no controlarlos pero cuidar que no haya descontrol, darles seguridad, ser amorosa con ellos", dice. Ada vivió 15 años en Nueva York y tiene en la piel ese espíritu trotamundos: "Se enamoran de San Telmo y se quieren quedar. Por cien euros al mes viven en esta ciudad fantástica, llena de cultura. La convulsión social, las protestas. Todos dicen que es un momento extraordinario para estar acá".

Acostumbrado a viajar por el mundo y a parar siempre en albergues de estudiantes, habituado a pasar sus días rodeado de gente de distintos países, Marcelo volvió a Buenos Aires y sintió que le faltaba algo. ¿Por qué no hacer lo mismo en su casa?

La crisis de 2000 fue el detonante. "Se me ocurrió dar un servicio diferente para turistas a los que no les gusta ir a hoteles", explica Marcelo, de 30 años. Esa diferencia radica en que Marcelo integra a sus huéspedes a su vida social, a sus salidas y a sus amigos: "Todo depende de los intereses de cada uno... Recibimos antropólogos o sociólogos que querían ver a los piqueteros o las marchas, y los acompañamos. Otros vienen a peñas".

Ese plus que Marcelo ofrece también combina clases de tango. El es profesor de tango y, se sabe, los turistas enloquecen con el dos por cuatro.

Reglas claras

Tiene cinco habitaciones en su casa en Palermo Viejo. Cada quien tiene su cuarto, pero comparten los baños y hay espacios comunes donde conversar y hasta discutir. "La limpieza es un tema complicado, pero basta con poner pautas claras", reconoce.

En lo de Marcelo no existe la soledad. "Siempre hay reuniones, guitarreadas, también se discute de política. Ellos terminan cantando un tango y te das cuenta de que saben más letras que nosotros", confía. Oliver Lewis fue uno de los estudiantes que hospedó Marcelo. Quería aprender el idioma y la cultura, y lo consiguió: "Me dio una vista más clara de la ciudad completa, de la arquitectura y hasta de la pobreza de los cartoneros en nuestra cuadra", contó.

"Ya tuve diez hijas -detalla María Quintana-. Hay una que me decía mamá y otra volvió para el casamiento de mi hijo, eran como hermanos."

No serán sus hijas, pero está clarísimo que las diez chicas que se alojaron en su casa de French y Uriburu, en Barrio Norte, ya son parte de su familia. Tiene todos los días una cita impostergable: revisar el correo electrónico. María es la mamá de Isabel, de 20 años; de Mercedes, de 24, y de Juan, de 28, casado con Gloria. "Cuando Juan se fue a vivir solo me quedó ese espacio en casa y quería hacer la experiencia, sabía que era positivo el intercambio", recuerda. María es artesana y jura que, aunque tuviera una excelente posición económica, seguiría haciendo esto: "Lo que importa es la experiencia". Acaso por transitividad, María es el punto obligado por visitar siempre que lleguen a Buenos Aires familiares o amigos de sus hijas postizas.

Juan, su hijo, vive en Chicago y se ve con dos de las chicas. Después de todo, son como de la familia. Después de seis meses, desde las marchas contra los bombardeos en Bagdad, la calle Estados Unidos recuperó el nombre original en toda su extensión. El Gobierno de la Ciudad se encargó de reponer las chapas de nomenclatura en las que manifestantes contra la guerra habían decidido cambiar el nombre oficial de la calle por la de "Pueblo de Irak", ya fuese tapando las señales o pintándolas con aerosol.

En un recorrido realizado por LA NACION se comprobó que desde el nacimiento de Estados Unidos, en avenida ingeniero Huergo, en el bajo, hasta el final en Avenida La Plata, barrio de Caballito, todos los carteles fueron corregidos. Una semana atrás, hasta algunos taxistas y remiseros consultados creían que definitivamente la calle había adquirido la otra denominación.

"Me parece que no se llama más así", dijo Alberto Pancredi, un remisero, al escuchar el destino de la pasajera. Al enterarse de que no era un cambio oficial, se asombró. "Ayer estaba en el club con mis amigos y les contaba que a Estados Unidos le habían cambiado el nombre. Vi como quince cuadras y en todas decía lo mismo. Mire el laburito que se mandaron. La letra es casi igual."

Los vecinos se habían acostumbrado a los carteles pintados en las carteleras de pie o a los adhesivos que tapaban los carteles fijados en la pared. "Nadie reclamó. Es más, los vecinos estaban contentos con el cambio", comentó Alfredo, que vive a una cuadra de Boedo y Estados Unidos.

En esa misma esquina, Matías trabaja en un locutorio. La gente, dijo, le preguntaba por el nombre de la calle y él debía contestar que "antes era Estados Unidos pero ahora es Pueblo de Irak".



En su intersección con la avenida 9 de Julio, peatones y conductores quedaban completamente desconcertados ya que en la señal de la mano par decía Estados Unidos, y en el de la mano impar, Pueblo de Irak.

Desde la Dirección de Tránsito y Transporte dijeron que en otras oportunidades habían restituido la señalización, pero que la habían vuelto a pintar. Esta vez, esperan que perdure.

Diferentes opciones

Según datos de la Subsecretaría de Turismo del Gobierno de la Ciudad, el 86 por ciento de los turistas que se hospedan en alojamientos alternativos porteños son ciudadanos extranjeros. Esta denominación comprende a hostels y bed & breakfast. Quienes se alojan en casas de familia no integran, hoy por hoy, las estadísticas oficiales. El 14% restante corresponde al grupo de turistas del interior del país. En cuanto a la procedencia de los turistas internacionales, se advierte un aumento en la llegada de pasajeros de los EE. UU., de Australia y de países europeos, como Inglaterra, Holanda, Alemania, España y Francia. fuente: Cynthia Palacios lanacion.com



   Información Libros Artículos